IaaS, PaaS, SaaS, ¿Sabes diferenciarlos?

El uso de IaaS, PaaS o SaaS, bloques fundamentales de la informática actual, está facilitando mucho trabajo a las empresas, además de ahorrarle importantes costes de software o hardware.

Cristina Cueto

18/12/2020

canva-photo-editor_2_

Las soluciones cloud empezaban a ser un servicio cada vez más habitual, pero la aparición de la pandemia del coronavirus y su consecuente aumento del teletrabajo, ha dado lugar a un elevado aumento de servicios como el backup remoto de escritorios, la virtualización de aplicaciones y escritorios, las carpetas de trabajo colaborativo en la nube, o la securización de la navegación.

En este contexto empiezan a ser habituales términos como pueden ser IaaS, PaaS o SaaS. Si no trabajamos directamente con ellos, es bastante probable que los hayamos escuchado, pero ¿tenemos claro su significado? No son pocas las ocasiones en las que, en este modelo basado en capas, se confunden unos acrónimos con otros.

El uso de IaaS, PaaS o SaaS, bloques fundamentales de la informática actual, está facilitando mucho trabajo a las empresas, además de ahorrarle importantes costes de software o hardware. Además, hay que tener en cuenta las ventajas que da tener todas las aplicaciones en la nube, al acceso de los empleados desde cualquier dispositivo y ubicación.

La aparición de la pandemia del coronavirus y su consecuente aumento del teletrabajo, ha dado lugar a un elevado aumento de las soluciones cloud.

Captura_de_pantalla_2020-12-15_a_las_10.53.29

Llegados a este punto, vayamos por partes...

IaaS:

Aquí hablamos de 'infraestructura como servicio'. Se trata de la categoría más sencilla de definir pues consiste en un proveedor que proporciona infraestructura de TI automatizada y escalable y cuyo medio de pago es por uso.

Se trata de un modelo perfecto para negocios que quieren escalar servidores virtuales y almacenamiento en la nube. La infraestructura de la nube como servicio (IaaS) permite a las empresas comprar y escalar los recursos de informática que necesitan por minuto, por hora o por mes. IaaS soporta todas sus aplicaciones web, bases de datos y necesidades de almacenamiento.

PaaS:

En este caso hablamos de 'plataforma como servicio'. Consiste en ofrecer todos los conceptos básicos de la IaaS, junto a las herramientas y capacidades necesarias para desarrollar e implementar aplicaciones de forma segura. En este caso es el proveedor quien se encarga de gestionar la seguridad, los sistemas operativos, el software de servidor, y las copias de seguridad. De esta manera permite a las organizaciones centrarse en el desarrollo sin necesidad de preocuparse por la infraestructura subyacente.

SaaS:

Es sin duda el más extendido, y no significa otra cosa que 'software como servicio'. En este caso, una parte del software de la compañía está siendo alojado por un tercero, teniéndolo disponible a través de la web. Es especialmente relevante cuando hablamos de aplicaciones específicas como pueden ser el software de gestión de relaciones con el cliente (CRM) o el propio correo electrónico.

Un ejemplo de servicio SaaS es el que ofrece Uniway, la cual ofrece una extrema facilidad de uso, junto con una facturación simplificada y software siempre actualizado. Además las soluciones SaaS de Uniway están diseñadas para que el cliente disponga de ellas cuando lo necesite, teniendo a su disposición, soluciones que de una forma u otra, no estarían a su alcance.