¿Y tú, has apostado ya por la nube?

El almacenamiento de los datos en la nube es un tema vital para las organizaciones que además, se ha visto impulsado por la pandemia

Cristina Cueto

18/06/2021

cloud_2

Cada vez son más las empresas que apuestan por almacenar su información en la nube. Hasta no hace mucho la tendencia era apostar por la nube privada únicamente, pero en los últimos años han surgido con fuerza tanto el formato de nube pública, como el formato híbrido.

Si bien ya son muchas las organizaciones que ya tienen clara su estrategia cloud, aún hay otras tantas que están intentando dar con el camino más adecuado para su negocio. Para ello es vital conocer las ventajas y desventajas de cada formato.

Hablemos de nubes…

Desde luego esto es algo que depende del tipo de empresa y del tipo de información que se vaya a almacenar, por lo que lo mejor es tener claro en qué consiste cada tipo de cloud y así poder elegir bien.

En primer lugar, nos encontramos la cloud privada, la cuál se define como el conjunto de recursos informáticos en la nube, pero solo disponibles para los empleados de la compañía en cuestión. Puede ubicarse en un centro de datos local o en uno de un proveedor de servicios externo. Este tipo de nubes es el más utilizado por instituciones financieras, agencias gubernamentales, así como empresas medianas o grandes que requieran de un gran control sobre su entorno. Entre las ventajas de este formato destacan la flexibilidad, el control y la escalabilidad.

En el lado opuesto nos topamos con la nube pública. Se trata del tipo de cloud más común hoy. En este caso todo el hardware, software y resto de componentes, pertenecen a un proveedor cloud que los administra a través de internet. La particularidad en este caso es que los inquilinos comparten hardware, dispositivos de red y almacenamiento entre todos. Son utilizadas a menudo para herramientas aplicaciones de office en línea, entornos de desarrollo y prueba, etc. Entre sus ventajas destacan un coste inferior a la privada, la ausencia de inversión en mantenimiento, una gran confiabilidad y una destacada escalabilidad.

Finalmente tenemos la cloud híbrida; un formato que combina infraestructura del entorno local con nube pública. Se trata de un modelo altamente flexible y que está siendo el elegido por la mayoría de las empresas, ya que además pueden mover los datos y apps entre los dos entornos. Entre las ventajas destacan el control, la flexibilidad, la facilidad de transición y la rentabilidad.

Llegados a este punto la pregunta es ¿qué opción me conviene más?

Como en tantas cosas no hay una opción únicamente mejor que otra ya que cada servicio se adaptará mejor a un determinado negocio. Así, lo importante es conocer las necesidades de la empresa, conocer la oferta de los diferentes modelos de cloud y cuadrar la mejor opción. Actualmente el mercado dispone de diferentes modelos, tipos y servicios en la nube que cubren sobradamente las necesidades de las compañías.

Para la mayoría de empresas, la nube no es una mera palanca de recuperación estratégica, sino que se ha convertido en una solución operativa y táctica dentro de un contexto más cercano a la industria y mercado locales

Apuesta firme

Si ya era muy utilizado por las compañías desde hace años, el coronavirus ha impulsado aún más el modelo cloud, ya que gracias a éste las empresas han podido sobrevivir a la pandemia, tal y como se explica en el informe elaborado por la consultora Quint, ‘Cloud Computing en España 2020’. Según el estudio, seis de cada diez empresas españolas señalan la continuidad de negocio y la recuperación de desastres (62%) como los principales beneficios de la nube durante los meses más difíciles de la pandemia.

Según Quint, la crisis ha actuado como un acelerador de la adopción de la nube en España, ya que ha quedado probado que aquellas compañías con una madurez en la nube han sobrellevado mejor los efectos adversos de la situación.

Así, tras la buena experiencia, la apuesta por el cloud ha crecido notablemente y siete de cada diez organizaciones han apostado por aumentar su presupuesto en este 2021. Según los datos, los proyectos de infraestructura experimentarán un crecimiento del 2,7%. Además, la proyección de incremento de gasto medio para los próximos doce meses es del 17% en Iaas/SaaS y del 13% en SaaS.

Cabe destacar también, tal y como explica el estudio, que para la mayoría de empresas, la nube no es una mera palanca de recuperación estratégica, sino que se ha convertido en una solución operativa y táctica dentro de un contexto más cercano a la industria y mercado locales.